ONDARROA: SALIÑA SALIÑA

Ondarru SalinaNombre que recibe la clásica danza del odre o pellejo en la localidad pesquera de Ondarroa (Bizkaia). Tradicionalmente se bailaba en Carnaval o el tercer día de las fiestas patronales. Así lo recoge Juan Ignacio Iztueta en su libro sobre danzas de Gipuzkoa que publicó en 1824. Al bailarlo en esta segunda fecha, indica que se hacía con azadillas para labrar el campo, dándole el nombre de Jorrai-dantza o danza de la escarda. Con ello, según dicho autor, se representaba el final de la fiesta y el comienzo de las labores del campo. En Ondarroa, se suele bailar el día dedicado a los pescadores (Arrantzale eguna).

Como en otras danzas del odre o pellejo, esta se realiza con palos y un pellejo de animal cosido y cerrado, de los que antiguamente servían para transportar el vino, y que es el objeto de los golpes que con los palos dan los dantzaris. En algunos lugares éstos portan dos palos pequeños, con los que pueden realizar paloteados previos al juego del pellejo y en otros, uno más grande o la propia azadilla.

En Ondarroa, últimamente, la costumbre ha sido realizarlo con un solo palo, y la danza consiste en hacer un paseo previo, golpeando el suelo, antes de entrecruzar golpes entre los dantzaris con dichos palos, para finalizar dándole al pellejo que, portado a hombros de otro dantzari, se coloca en el centro del grupo. En la descripción que realiza el escritor Domingo Agirre en su novela Kresala, publicada a principios del siglo XX, describe que se realiza con escardas o azadillas.

El grupo consta de ocho dantzaris, con uno o dos portadores del pellejo de vino a la espalda, el cual golpean con sus palos cuando la música así lo indica.

El pueblo cercano de Deba (Gipuzkoa) también baila la danza del pellejo el tercer día de sus fiestas patronales de San Roque, así como Markina (Bizkaia) por fiestas de Carnaval. En todas ellas era tradicional que al mismo tiempo que se danzaba se hiciesen cuestaciones cuyas aportaciones servían para las posteriores celebraciones entre los dantzaris.

Como ha sucedido de forma intermitente, en Ondarroa hace algunos años que no se baila el tercer día de fiestas. Lo que caracteriza y da nombre a la danza en Ondarroa es la letra del canto que acompaña al txistulari. Esta se refiere a escolares que esperan al maestro de la escuela que ha de venir de Salinas. Lo que nos lleva a deducir que la danza, anteriormente, era ejecutada por escolares el jueves gordo o de lardero, es decir, en Carnaval como en el caso de Markina.

Dice así el canto que acompaña a la danza:

Saliñetatik etorriko da
gure eskola maisua (bis)
¡Ai saliña, saliña, saliña,
Ai saliña gaisua (bis)

Iñaki Irigoien

17 Agosto 2018 - 11:00am