La danza de las mujeres de Lekeitio

ETORKIZUNA DANTZA TALDEA MANTIENE LA TRADICIÓN DE BAILAR LA EGUZKI-DANTZA O AURRESKU DE MUJERES EL 29 DE JUNIO.

ETORKIZUNA DANTZA TALDEA

ES una característica de la que muy pocos municipios pueden presumir: conservar y bailar una dantza autóctona. Es el caso de Lekeitio, que cada 29 de junio, festividad de San Pedro, disfruta con la eguzki-dantza o aurresku de mujeres que representan las mujeres de Etorkizuna Dantza Taldea frente a la casa consistorial al finalizar la ceremonia de la Kaixarranka. Este baile ha perdurado en el tiempo, ya que hay documentación que señala que en 1682 esta dantza estaba ya en las plazas.

Sin embargo, la vida de esta danza autóctona ha tenido varias interrupciones a lo largo de la historia, pero sus pasos se han mantenido invariables. “Se recuperó antes de la Guerra Civil”, explican desde la agrupación costera para recordar que durante la contienda la eguzki-dantza “se bailaba en la clandestinidad”. A finales del franquismo volvió a resurgir con fuerza gracias a la labor desarrollada por los miembros de Zerutxu Dantza Taldea de Markina-Xemein, que saben de la importancia de las danzas autóctonas ya que ellos tienen Xemeingo ezpata-dantza, mahaigaineko y el zaragi dantza como máximos exponentes. “Lo presentaron un día de las fiestas de 1974 en Lekeitio”, cuentan desde el grupo mientras reseñan que “hay escritos de ese día en el que las personas de Markina piden a las mujeres de Lekeitio que por favor lo sigan bailando, porque es el baile de las mujeres de Lekeitio”.

Y, precisamente, una de las particularidades de la eguzki-dantza es que es un baile de mujeres. “Lo bailaban mujeres y lo siguen bailando mujeres. La cuerda está formada por mujeres y antes sacaban a bailar a los hombres, mientras que ahora salen mujeres y hombres”, detallan desde Etorkizuna Dantza Taldea para poner en valor que “es la única soka-dantza de Euskal Herria que se mantiene en su totalidad, tanto la música como los pasos que hay que ejecutar”.

La documentación señala que esta danza se bailaba el 24 de junio al amanecer, al mediodía y al atardecer, pero se cambió al 29-J porque el día de San Juan no es festivo en Lekeitio

En un grupo que supera el centenar de menores y tiene más de cuarenta adultos, el aurresku de mujeres es una de las danzas más especiales. “Se aprende en el grupo de mayores e intentamos que todas las mujeres tengan la oportunidad de bailarlo al menos una vez”, apuntan desde la entidad lekeitiarra antes de desgranar que los ensayos “comienzan cuatro meses antes. Bailan tanto el aurreskulari como la aurreskulari y llegas con nervios”. Una vez resuelto el debut, se lleva con “más tranquilidad”, la misma que da el conocimiento de los pasos.

FESTIVIDADLa documentación existente señala que la eguzki-dantza se bailaba el día de San Juan, 24 de junio. “Se salía tres veces al día: al alba, al mediodía y al atardecer”, puntualizan desde la agrupación mientras reconocen que “al no ser festivo ese día en Lekeitio se pasó al 29 de junio, día de San Pedro”. “Bailarlo el día de San Juan es complicado porque trabajamos y estudiamos fuera de Lekeitio”, subrayan.

Hace un año se celebró un homenaje a todas aquellas mujeres que bailaban “en la clandestinidad”. Y repitieron el escenario tradicional: salir tres veces a la calle para mostrar la eguzki-dantza. “Nos juntamos unas sesenta mujeres de todas las edades y bailamos tres veces, con tres cuerdas de distintas terminaciones”, indican los representantes de Etorkizuna Dantza Taldea que quisieron agradecer la labor de todas las personas “que han ayudado a mantener esta danza”, ya que este grupo cogió el “relevo” al primero que dio los pasos para continuar dando vida a la eguzki-dantza.

https://www.deia.eus/2019/11/29/ocio-y-cultura/cultura/la-danza-de-las-mujeres-de-lekeitio

Deia
29 Noviembre 2019