Andrés Granados in memoriam

“Nos gustaría que la gente respondiera y dejara la Basílica pequeña en agradecimiento a toda su labor”. Son palabras de Antonio Núñez, del grupo de acordeones Herri Maite, y compartidas por todos los participantes en el concierto-homenaje al músico Andrés Granados que se celebrará el domingo en Durango.

Apenas han pasado cuatro meses del fallecimiento del que fuera presidente de la Banda de Música de Durango. En su memoria, esta agrupación junto a otras seis de la talla de Bilboko Udal Txistulari Banda, el Orfeón Durangués, la Banda de Elgoibar, Herri Maite, Jaizale txistulari elkartea y Arandoño tomarán parte en un concierto en el que, inevitablemente, se interpretarán composiciones como el 'Kaixo Durango!', con música de Andrés Granados y letra de Marisa Barrena, o el estreno de la adaptación que hizo para txistu y quinteto de metal del 'Azken agurraren negarra'. "Nos la entregó a primeros de año pero aún no habíamos tenido oportunidad de tocarla", explicó ayer Juanan Aroma, en nombre de Jaizale.

Tampoco faltará en la actuación el zortziko de Eusebio Bilbao 'Herri maite', que por expreso deseo de Granados se interpretó en su funeral, ni los pasodobles que tanto le gustaban. 'Recordando a un amigo' lleva por título uno de ellos.

Y es que, quien más, quien menos, los 150 músicos que participarán en el concierto del domingo le recordarán como un amigo que se desvivía por la música y por "dignificar" la actividad de las agrupaciones culturales de la localidad. "Un durangués de arriba a abajo" al que tan pronto le podías encontrar recopilando y difundiendo documentación antigua de la Banda de Música, como peleando por buscar locales de ensayo más apropiados.

"Nos dejó demasiado pronto"

"Fue el primero en entrar aquí (en los bajos del polideportivo de Landako donde tienen su sede distintos colectivos musicales) cuando solo había escombros y columnas de hormigón", rememora Xabi Arana, de Arandoño kultur elkartea. "Entonces ensayábamos en Kalebarria en unas condiciones muy malas y fue uno de los que más peleó para que nos trasladáramos", añade Núñez, tratando de remarcar el perfil reivindicativo de Granados "cuando de música y cultura se trataba".

Las colaboraciones entre agrupaciones que él propiciaba también hicieron posible varias actuaciones de la Banda Tabira y el Orfeón Durangués. "Superando las diferencias musicales que hay entre dos formaciones así, aquellos conciertos nos dejaron un gratísimo recuerdo", evoca Arrate Bañeres. "Nos dejó demasiado pronto".

La del domingo, a las ocho de la tarde, en la Basílica de Andra Mari, puede ser una cita inolvidable en Durango. Al menos, su promotores, no recuerdan un concierto de tanta magnitud desde el homenaje a Eusebio Bilbao en la década de los noventa. Tal y como deseó Núñez en voz alta, ojalá que iniciativas así sirvan para que "de una vez por todas empecemos a valorar en vida a quien verdaderamente lo merece".

http://www.durangon.com/andres-granados-in-memoriam_es_0_15_6895.html

durangon.com
1 Octubre 2013