Gigantes de la música

Areatza celebra un taller para convertir a tres músicos de Arratia en marionetas J. JOBAJURIA

arg

En noviembre, los vecinos de Arratia van a tener que enfrentarse a una tarea muy especial: hacer que tres de los grandes músicos tradicionales vascos (de los cinco que se convertirán en marionetas) adquieran el tamaño de muñecos gigantes. Lo harán dentro del proyecto Musikari Handiak, en el que participan los ayuntamientos de Igorre, Artea y la propia villa además del grupo Oreka TX, el Festival Internacional de Teatro de Calle de Lekeitio, la compañía Kukubiltxo y el colectivo francés Les Grandes Personnes. Este plan tiene como objetivo final crear un espectáculo callejero que recupere algunas de las grandes figuras de la música popular vasca. Ellos pusieron el ritmo a tiempos difíciles sentando las bases del folclore popular que los contemporáneos han utilizado para crear el actual folk vasco.

Este proyecto incluirá la convivencia en el valle de la compañía francesa experta en estas lindes. Y es que serán ellos los encargados de asesorar a los vecinos arratiarras en la creación de los grandes muñecos, marionetas de tres metros hechas a imagen y semejanza de Maurizia y su pandero, León y la alboka, Fasio y su trikitrixa y los gipuzcoanos Pello Zuaznabar y Ramón Goikoetxea.

A través del taller de creación de Areatza se fabricarán los personajes que acompañarán después a músicos profesionales en un recorrido itinerante. Las marionetas cosidas por los arratiarras tomarán vida de la mano de la persona que las manipule, aportando a cada personaje su carácter propio. "De esta manera veremos como nacen entre las marionetas reacciones y actitudes según su forma de ser, dando así la posibilidad de que existan entre los antiguos músicos pequeñas historias que contar", explican los promotores del proyecto.

Los talleres, además, podrán ser aderezados por ingredientes que acerquen a los participantes a las figuras del folklore popular tales como músicos, escritores y familiares directos de los homenajeados por el proyecto. Terminada esta tarea, con los deberes hechos se presentará el trabajo made in Areatza en el Festival Internacional de Teatro de Calle de Lekeitio.

Los talleres se prolongarán de dos a tres semanas según las condiciones de espacio y participantes que reúna el proyecto. El proceso de trabajo en los talleres comenzará con el esbozo de los personajes e incluirá la práctica en la manipulación de las marionetas gigantes puesto que exige una técnica especifica.

COBRAR VIDA Así, una parte del taller se dedicará a la construcción de las estructuras de las cinco marionetas. Otra elaborará el vestuario de los personajes. La guinda la pondrá el espacio destinado al aprendizaje del manejo de los gigantes creados hasta conseguir que estos logren cobrar vida y simulen tocar sus respectivos instrumentos.

Durante este proceso, los vecinos conocerán a fondo la figura de Maurizia Aldaiturriaga, nacida en Zeberio en 1905 y vivió para la música hasta que murió en 1988.

Desde pequeña improvisaba versos. Con doce años debutó ante el público. Por su forma singular de cantar mezclando agudos y graves sin notas intermedias, era una panderista muy cotizada por los albokaris y trikitilaris de Bizkaia.

LEÓN Y FASIO No dejarán tampoco de apreciar a León Bilbao, nacido en 1916 en el baserri Presaldi de Arratia. Con 12 años su padre le enseñó a tocar la alboka y comenzó a recorrer las romerías de la zona. Durante años acompañó a Maurizia y a Fasio con su trikitrixa. Su habilidad como albokari fue recogida en cinco discos. El mencionado Fasio será otro de los honrados en el proyecto.

Bonifazio Arandia nació en Igorre en 1909 y murió en 1987. Su primer instrumento fue un acordeón de una sola hilera de notas. A los trece años empezó a tocar por las plazas de los pueblos. Tras abandonar el acordeón durante muchos años retomó su afición en 1971, ganando un campeonato. Tras morir Benantzio Bernaola, formó con su mujer Maurizia y el albokari León Bilbao un trío que ayudó a expandir la trikitixa en Bizkaia. Ellos formaron la marca artística llamada Trikitixa de Arratia.

Los otros dos músicos que pasarán a la historia como grandes gigantes son Pello Zuaznabar y Ramón Goikoetxea, exponentes de la txalaparta cuando este instrumento estaba a punto de desaparecer en los años 60. Durante aquella época solo en algunos pocos caseríos de Gipuzkoa y en la montaña de Navarra pervivió este instrumento hoy tan tradicional en todos los festejos.

http://www.deia.com/2013/10/21/bizkaia/arratia-nervion/gigantes-de-la-musica

Deia
21 Octubre 2013